El libre albedrío – por Andrés Moya

This post is also available in: Inglés


Usted sostiene que tenemos conciencia de la libertad, el tiempo y la muerte

El tema de la libertad es clave. Es fundamental porque tiene que ver con la propia ciencia, en el sentido de si somos o vamos a ser capaces de dar una explicación a si existe o no existe. No tengo un criterio formado, porque unas veces pienso que no somos libres y otra veces que sí. Lo que creo es que es posible que podamos llegar a una resolución científica del problema. De esto ha escrito mucho Daniel Denett. Si pensamos en la organización del cerebro, que es donde está todo, es posible que existan ciertas leyes que, de conocerlas, permitieran predecir la decisión que se va a tomar frente a cualquier acto. Si la decisión está determinada, no es libre; sí que lo es, si no lo está. ¿Podríamos llegar a una explicación científica sobre el libre albedrío? La respuesta podría radicar en que pueden existir, existen de hecho, leyes en la naturaleza (por ejemplo, las relacionadas con el tiempo medio de vida de un elemento radiactivo o si vamos al ámbito de la física cuántica, que son leyes indeterministas), y que probablemente en el caso de la libertad pudiéramos llegar a formular un cierto tipo de leyes que permitiera predecir la respuesta, aplicando esa ley, que permitiría decir que la respuesta es impredecible). No es fácil de entender, incluso a mí me cuesta explicarlo. Hay un famoso juego de autómata celular, que se llama el juego de la vida. Lo desarrolló un matemático y Daniel Denett lo trabaja mucho. Es una malla de ordenador, con unas celdas y se definen las reglas de interacción entre los elementos. Las casillas están ocupadas por unos entes que están vivos o no. La malla está formada por células, vivas o no. Las reglas que definen el juego son totalmente deterministas. Pero tú empiezas a jugar y no puedes decir cuál será el final de juego porque la naturaleza de las interacciones que se totalmente impredecible la estructura final de interacciones entre esas celdas al final de 200, 300, 1.000 o 3.000 ciclos. Y ya dice Denett que incluso formulando leyes deterministas puede aparecer caos y una cierta indeterminación. El trata, y yo en cierto modo lo sigo, de ver que por ahí hay cierta explicación a la libertad en nuestra especie, no necesariamente compatible con el descubrimiento de leyes más o menos deterministas. Esto en lo que afecta a la libertad porque, claro, estamos hablando de la conciencia de que somos seres libres y decimos que somos seres totalmente determinados, no hay plano para la libertad. Es posible que exista un principio de libertad, en el sentido de impredecibilidad. Sería una cierta respuesta al problema del libre albedrío en nuestra especie. Cómo de indeterminada para decir que la libertad sea mayor en nosotros que en otras especies es un asunto a estudiar.

Más respuestas de este autor.

Más respuestas a esta cuestión.

Share and Enjoy:
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Google Buzz
  • Meneame
  • Reddit
  • RSS

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>