Dios – Por Jesús Zamora

This post is also available in: Inglés

En su blog habla muchas veces del ateísmo. ¿Cree que la ciencia y la filosofía tienen algo que decir en el debate sobre la existencia de Dios?

La filosofía indiscutiblemente, porque lo lleva debatiendo desde hace 2500 años. La cuestión es si lo que dice la filosofía al respecto es razonable o no, porque evidentemente cada filósofo ha dicho cosas distintas. Sobre la cuestión de si la ciencia tiene algo que decir a propósito de esta cuestión, depende de cómo se plantee. Si la planteamos en términos de si es posible una demostración científica de la existencia de Dios -o de su inexistencia- creo que ninguna de las dos cosas es posible. Es decir, la ciencia no puede encontrar la existencia de Dios como sí puede encontrar, por ejemplo, la existencia de un determinado elemento químico. Y no puede demostrar la no-existencia de Dios de manera análoga a como sí puede demostrar la no-existencia de un cierto elemento químico, por ejemplo entre otros dos elementos químicos. Así que la existencia o inexistencia de Dios como descubrimiento científico es algo que está fuera del alcance de la ciencia. Ahora bien, lo que sí puede hacer la ciencia son dos cosas interesantes, y es mostrar que la suposición de la existencia de Dios no es necesaria para muchas de las cosas que tradicionalmente se habían explicado mediante la suposición de la existencia de Dios, es decir, que supuestas razones que había para la creencia en Dios no son tales razones. Eso sí lo puede descubrir la ciencia. Y por otro lado también puede descubrir muchas de las causas por las cuales los seres humanos tenemos la tendencia a aceptar la existencia de Dios o de seres sobrenaturales. Combinando estos dos descubrimientos empíricos, que sí son descubrimientos empíricos legítimos, es decir, descubrimientos que muestran la no-necesidad de suponer la existencia de Dios para ciertas cosas y descubrimientos empíricos que muestran que es razonable que seres como nosotros en ciertas circunstancias crean en Dios, aun sin tener una base de conocimiento científico para ello, esto sí que son razones no demostrativas, pero sí razonables, para poner en duda la existencia de Dios. Es decir, si la hipótesis de Dios no hace falta para explicar lo que supuestamente queremos explicar con ella y en cambio podemos explicar por qué la gente tiene una tendencia a creer en Dios aunque no exista Dios, tendremos que sospechar que esa creencia no se corresponde con la realidad.

De hecho, buena parte del progreso científico consiste en ir prescindiendo de Dios como mecanismo explicativo. Hasta llegar a Kant, que intenta prescindir de él para la moral al crear una moral autónoma.

Bueno, Kant prescinde más de Dios en el ámbito del conocimiento natural que en ámbito del conocimiento ético. En el ámbito del conocimiento ético Dios es al final para Kant un postulado de la razón, es decir, es cierto que intenta dar una justificación autónoma de la ética, pero llega a la conclusión de que esa ética autónoma sólo es posible si asumimos que el mundo ha sido creado por un ser infinitamente benevolente. Porque, si tuviéramos implícito en nosotros el deber de hacer el bien, pero el mundo fuese de tal manera que no hubiese ninguna garantía de que pudiésemos hacer el bien, piensa Kant, ese deber sería absurdo. Sería absurdo el hecho de que hubiera un ser en el universo -como nosotros- que tiene la creencia de que debe hacer algo que no puede hacer. Estoy de acuerdo con Kant en que puede que eso sea absurdo, pero no estoy de acuerdo con Kant en que no tenga que serlo. Es decir, puede que el ser humano sea un ser absurdo.

Tal vez Kant reintroduce a Dios por esa vía con la misma intención que Hobbes en la segunda parte del Leviatán, donde pretende demostrar que sus postulados absolutamente materialistas coinciden con la Biblia, aunque ninguno de los dos se lo creía.

Es muy posible. De hecho, la influencia del pensamiento religioso en la historia europea ha sido tan fuerte que es empíricamente imposible averiguar si algunas de las cosas que decían los autores de entonces las decían por no contradecir esta norma de no rechazar la religión cristiana o porque las creían realmente. No hay ninguna situación en la que podamos juzgar cómo de honestos son intelectualmente, e incluso ni siquiera podemos juzgar si no están sujetos a una especie de mecanismo de autoengaño, debido a la situación social en la que vivían.

Más respuestas de este autor.

Más respuestas a esta cuestión.


Share and Enjoy:
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Google Buzz
  • Meneame
  • Reddit
  • RSS

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>