La ciencia – Por Marcelo Pakman

This post is also available in: Inglés


Dedica usted parte de su obra a analizar los cambios en la psicoterapia tras la caída del muro de Berlín.

En muchas partes de este libro hay consideraciones donde se muestra cómo lo macropolítico no es sólo parte de un contexto amplio alejado de disciplinas como la psicoterapia, sino que es parte constitutiva de lo que pasa en la habitación en la que se está haciendo la psicoterapia. El cambio producido en los últimos 20 años, desde la caída del muro, en el campo de la psicoterapia ha sido fascinante y terrorífico al mismo tiempo. Son los años de la década del cerebro, cuando reina de modo omnipresente la idea de que la enfermedad mental es una enfermedad del cerebro, con consecuencias enromes que he explorado. Y son también los años en los que la terapia se transforma en técnica, en una tecnología, ya sea de resolución de problemas o una tecnología interpretativa.

Y en el campo de la filosofía se asiste al predominio de la filosofía analítica. Quizás haya relación entre ambas cosas.

Pienso que sí, que tiene mucho que ver. Quizás estamos siendo un poco injustos porque hay desarrollos dentro de la filosofía analítica que, como diría Derrida, se deconstruyen desde dentro. A pesar de su intención. Ellos mismos se deconstruyen y terminan tocando límites para su propio proyecto. Hay gente que lo acepta, pero en líneas generales es cierto que el triunfo académico de la filosofía analítica fue paralelo al proceso descrito en psicoterapia. Y desde esa perspectiva la filosofía llamada continental es vapuleada en la academia americana como el prototipo de lo inservible. La peor acusación que se le puede hacer a algo: ser inservible.

A la vez que se le acusa de vivir de espaldas a la realidad.

En efecto. Creo que me contuve en algunos momentos para no ser demasiado provocador, pero estuve tentado de decir que lo que en verdad puede permitir la recuperación de la singularidad de lo humano en psicoterapia, es empezar a considerar que ésta trata precisamente de lo inservible. En psicoterapia no se trata de lo que puede ser medido en términos de beneficio, aunque ese no sea su modo más extendido.

Si un paciente supera la bulimia y las tentaciones suicidas, algo hay que sirve en la psicoterapia.

Seguro que sí, pero en general lo que pasa es que el camino para hacerlo pasa por salir de un mundo donde todo tiene que ser medido en términos de beneficio. La excursión por lo inútil a través de los aspectos inútiles que no entran en lo que puede ser medido, pesado, comercializado, mercantilizado, es necesario incluso en casos dramáticos.

En realidad usted critica más la visión administrativa de la psicoterapia que la propia psicoterapia.

La visión de lo útil, cierto. Desde que apareció lo que en Estados Unidos se llama el manage care, los cuidados administrados, que se extendieron por todo el mundo, hay una fuerte tendencia a sopesar, medir, encontrar la evidencia. Y no todo o no lo fundamental de la psicoterapia puede ser visto en esos términos.

Esa tendencia a medir, desde criterios de mercado ¿incluye al hombre?

Absolutamente sí. El punto fundamental, la base de este libro, es contrapesar y legitimar que la existencia de lo singular, de lo sensual, de lo que escapa a la razón radical, está en la superficie de las cosas, en la vida. Cuando hablo de poética no estoy haciendo una llamada a hacer poesía en psicoterapia, sino un llamamiento a recuperar la dimensión que nos permita salirnos de estar repetitivamente creando guiones preformados en la vida.

Share and Enjoy:
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Google Buzz
  • Meneame
  • Reddit
  • RSS

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>