La vida, por Reyes Mate

This post is also available in: Inglés

La vida como valor.

Quizás convenga recordar la distinción entre bios y zoe. La vida material, la vida animal, del cuerpo, y bios, la vida social, histórica, humana. Ha habido una importancia creciente del cuerpo. No estoy tan seguro de que eso haya sido una defensa del bios. La experiencia de deshumanización del siglo XX ha dejado profundas heridas en la sociedad. No se mata impunemente. El asesino también se deshumaniza al destruir la vida. Esto ya lo vio Hegel en un escrito de juventud, El destino del cristianismo. Ésa es la experiencia más clara de los campos de exterminio. El tema del cuerpo aquí es fundamental. Borges tiene un relato, titulado Deutsches réquiem, en el que cuenta la historia de un oficial nazi que va a ser ejecutado por los aliados. La noche antes de morir repasa su vida y ve que tiene una hoja de servicios impecable. Ha estado al servicio del hombre nuevo, del Reich, de Hitler, y ha cumplido su deber. Analizando bien, ve que tiene una pequeña mancha: un día, en su papel de juzgar y condenar, se encontró con un hombre que era manifiestamente inocente. Un viejecillo, un poeta que se llamaba Jerusalén. Estuvo a punto de perdonarle la vida. Ese era su borrón: la debilidad de pensar en perdonar a alguien que debía matar, sólo porque era inocente. Pero se sobrepuso a la tentación y lo mandó matar para cumplir con su hoja de servicios. Cuando él va a morir se pregunta si Jerusalén entendió porque había muerto, pero él lo tenía muy claro “Yo tenía que matar”, se dice, “la compasión que empezaba a renacer en mí”. He ahí una idea programada por los nazis: había que matar los sentimientos de compasión, de humanidad. Y la mejor manera era matando físicamente al otro. Y había toda una estrategia para que los jóvenes hitlerianos mataran y así anestesiaran ese sentimiento compasivo que formaba parte de una cultura humanitaria milenaria. Primo Levi dice en uno de sus libros que en los campos de exterminio no sólo murió el judío, murió también el hombre, la humanidad del hombre. Eso se ve en el siglo XX: hay preocupación por el cuerpo mientras se desatiende al hombre. La globalización económica tiene mucho que ver con esto. Se crean las condiciones para un tratamiento humanitario del ser humano y el único resultado es la globalización del mercado, financiera. Yo creo que en el siglo XX no ha habido una reflexión a la altura de la amenaza en que estaba el ser humano y que en buena parte esto tiene que ver con la anestesia producida por la propia barbarie. Nos cuesta entender cada vez más al hombre porque cada vez más somos víctimas de nuestra propia violencia.

Visto así, la pregunta por el sentido de la vida sería más cosa de humoristas.

Es que el sentido de la ironía es la constatación de lo ausente. Esa pregunta la plantean los humoristas y los testigos de la barbarie. No son sólo supervivientes de una catástrofe son supervivientes de lo humano.

Más respuestas de este autor.

Más respuestas a esta cuestión.

Share and Enjoy:
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Google Buzz
  • Meneame
  • Reddit
  • RSS

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>