¿Qué es el libre albedrío? Por Eugenio Trías

This post is also available in: Inglés

¿No pasa los mismo, mutatis mutandis, con el libre albedrío?

Sí. Nos encontramos con algo semejante, aunque de otra especie, porque esto nos lleva más bien al terreno de la ética. Es un debate sobre si somos hijos del azar o huérfanos de la necesidad. Si es la rueda del destino la que nos va guiando. Como esa rueda de la fortuna, en las películas de Fritz Lang. Pero incluso en las películas de Lang se descubre que la vida puede estar marcada por el destino, pero siempre queda ese ámbito marginal pero importantísimo, a través del cual pueden elaborarse las elecciones si no destinales, porque éstas vienen dadas, si al menos en cuanto al ethos, la actitud con la que uno puede asumirlas. Creo que ese es el compendio de sabiduría de la libertad que desprende el mundo trágico, como algunos analistas nos han hecho comprender. No es un mundo de fatalidad sino de libre elección, marcada por una determinación previa respecto a la cual caben diferentes actitudes. No es lo mismo asumir con alegría, gozo y de un modo afirmativo un destino a lo mejor aciago, o quizás no tan aciago pero con ribetes de infortunio, que hacerlo con rabia o furor o rebelión, cosa perfectamente legítima. Caben opciones, incluso en las circunstancias más extremadas. Vuelvo a la frase del Fausto, “a quien incansable se esfuerza, podemos redimirlo”. Como decía Joan Maragall en un bonito aforismo, uno debe afirmarse en la voluntad, aunque el destino quede fuera de nuestras manos. Las dos cosas son verdad. Creo que hay libertad, pero se trata de un libertad que tiene la presión pulsional que nos domina y la presión social y de época que también nos determina. Sobre todo la social, que se agudiza en épocas particularmente dolorosas o difíciles como la que ahora estamos viviendo.

¿Eso provoca huidas hacia ámbitos esotéricos del pensamiento?

Todas las cosas buenas tienen su desviación. Hay muchas formas de esoterismo. Hay alguno que ha sido estimulante. Grandes artistas, como Mondrian, han utilizado tradiciones esotéricas para su inspiración. A veces, curiosamente, se han encontrado modos de combinar formas esotéricas con tradiciones impecables desde el punto de vista de la ciencia. La popularización en una cultura de masas de esas tendencias esotéricas significa una pérdida importante de calidad, de valor, que hace que sea importante transformar las estructuras que están en la base de esa cultura de masas. Y creo que es posible y que se han dado pasos en ese sentido. Por ejemplo, en campos tan desasistidos como la televisión encontramos actualmente unas series muy notables, bien elaboradas y construidas. Es un paso adelante, aunque desazone ver el estado de nuestras televisiones con reality shows y cosas parecidas. Hay que tener una visión equilibrada, lo que no quiere decir ambigua, serena, para aquilatar el valor de las cosas que van sucediendo que no son todas negativas como a veces se quiere afirmar.

Más respuestas de este autor.

Más respuestas a esta cuestión.

Share and Enjoy:
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Google Buzz
  • Meneame
  • Reddit
  • RSS

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>