¿Hay una realidad externa al sujeto? Por Armando Massarenti

This post is also available in: Inglés

Termina uno de sus textos con un “bienvenido al mundo real”, pero, ¿hay un mundo exterior?
Bienvenido al mundo real es una broma de Matrix. Pero ¿qué plantea esta película incluso demasiado explícitamente filosófica? No plantea un argumento, sino un “experimento mental” en el que se ve inmerso el espectador. ¿Y si la vida fuese sólo un sueño? ¿Cómo podríamos distinguir el sueño de la vigilia? ¿Y si viviéramos en la cueva platónica y no viésemos la realidad de las cosas sino sólo sus sombras? ¿Y si hubiera un genio maligno que nos hiciera creer que el mundo es real, pero fuera él quien nos proporcionara los impulsos que nos lo hacen percibir como tal? ¿O si fuésemos “cerebros en una cubeta” que reciben impulsos de un científico loco? ¿O si como en Matrix, el mundo que se nos aparece como real fuese el resultado de un programa de ordenador?

Los experimentos mentales de este tipo son un ingrediente fundamental de la filosofía. Nos ayudan a reflexionar con mayor profundidad sobre algo que tal vez parece obvio. Como precisamente, la existencia de un mundo exterior. ¿Tenemos realmente pruebas decisivas de su existencia real? Para acercarse a esto es útil recurrir mentalmente a pensar en todas las alucinantes e ilógicas consecuencias que implica la hipótesis contraria. También de esta forma nuestro mundo y nuestra experiencia saldrán enriquecidos. Quizás apreciaremos mejor la diferencia entre un capuchino real y una “bebida con sabor” a capuchino.

Más respuestas de este autor.

Más respuestas a esta cuestión.

Share and Enjoy:
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Google Buzz
  • Meneame
  • Reddit
  • RSS

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>