¿Qué es el libre albedrío? Por Gregory Chaitin

This post is also available in: Inglés

En un universo computable, ¿hay espacio para el libre albedrío?

En física clásica tampoco hay libre albedrío, porque es determinista. Aunque, como muestra el caos, la física clásica -aunque determinista- es tan inestable, tan sensible a las condiciones iniciales, que en la práctica no se pueden saber las condiciones iniciales con precisión suficiente para predecir el futuro. Después de cuatro semanas, el tiempo no es predecible, ni siquiera en teoría, porque una mariposa batiendo las alas en India podría afectar al tiempo en NuevaYork. Es lo que se ha dado en llamar “el efecto mariposa“. Ahora bien, en la Mecánica Cuántica supuestamente cabe el libre albedrío, uno puede cogerse a la aleatoriedad cuántica y decir que eso le da libre albedrío, pero no es demasiado útil: ¿le gustaría tener un amigo que tirase una moneda para tomar las decisiones importantes en su vida? Así que es un poco peligroso usar la aleatoriedad para lograr el libre albedrío. Schopenhauer dice algo precioso al respecto: “puedes hacer lo que quieres, pero no puedes querer lo que quieres”, así que lo que hay es una ilusión de libre albedrío. Einstein, creo, se refiere a eso en alguna parte.

Stephen Wolfram ha atacado el problema del libre albedrío y creo que tiene una idea importante. A new kind of science básicamente dice que el mundo es determinista y se puede ejecutar en un ordenador, así que ¿qué es el libre albedrío? Bueno, se puede ejecutar en un ordenador, pero la mayor parte del tiempo -y esa es la tesis principal del libro de Wolfram- no hay atajos, es decir, casi siempre, la única forma de ver lo que hará un sistema físico es ejecutarlo. En casi todos los casos, la única forma de ver lo que hará un programa de ordenador es ejecutarlo: esta es una nueva formulación del resultado de Turing. Stephen Wolfram llama a este principio “irreducibilidad computacional”. Así que, aunque en teoría todo sistema físico es predecible -si uno tuviera un ordenador infinitamente potente fuera del universo- en práctica, la manera más rápida de saber lo que hará es ejecutar el sistema mismo, es decir, si quieres saber lo que va a pasar, haz el experimento y mira. Así que, de alguna forma, lo que dice es que no hay libre albedrío, pero parece que lo haya porque no hay ninguna computación rápida que sea capaz de predecir lo que hará algo, en general. Así que, en ese caso, uno puede pensar en un sistema físico como un sistema aleatorio o uno que ejerce su libre albedrío. Luego, en algún otro lugar de su libro, dice: el mundo parece aleatorio, pero podría tratarse de pseudo-aleatoriedad, y no seríamos capaces de ver la diferencia. El mundo podría ser determinista y parecer como su hubiera mucho aleatoriedad, que podría ser pseudo-aleatoriedad, como en los dígitos de pi. Si uno no los conoce, los dígitos de pi parecen muy aleatorios y Stephen Wolfram cree que toda la aleatoriedad en el mundo físico es de ese tipo. Lo cual es perfectamente posible, es un mundo posible, no sé si es el nuestro. Así que uno puede ver la investigación en Filosofía Digital, en Física Digital, como física teórica de universos posibles, no necesariamente el nuestro. Y eso puede parecer una locura, pero los físicos de cuerdas, por diferentes razones, están haciendo eso, hablan del multiverso, y en parte la razón es que no hay una teoría de cuerdas, sino que hay 10 a la 500 teorías de cuerdas posibles y no saben cuál describe nuestro universo, aunque creen que una de ellas lo hace. Así que hablar de universos posibles se ha vuelto aceptable en física teórica. Uno se lo puede tomar como una mala señal: se puede decir que los físicos teóricos están hablando más como filósofos porque no hay ningún dato experimental convincente para sugerir nuevas teorías, o tal vez porque a los físicos teóricos no se les ha ocurrido la teoría adecuada. Es posible, pero hay gente como Max Tegmark que realmente tiene argumentos muy convincentes a favor de multiversos y universos posibles, basándose en datos astronómicos, en datos experimentales cosmológicos. Una de las cosas que dice es: “la física de nuestro universo en particular no es demasiado interesante, desde un punto de vista intelectual: puede que sea de importancia práctica, pero solo es nuestra dirección de correo en el multiverso”. Uno tiene el espacio de todos los universos posibles, de todos los conjuntos de leyes posibles, y ese conjunto es más interesante que cualquier universo en particular. Ese es uno de sus argumentos filosóficos; Max Tegmark tiene argumentos cosmológicos y astrofísicos, basados en los datos astronómicos. Recuerdo asistir a una de sus charlas, que se volvía más y más interesante a medida que avanzaba. La idea general de lo que decía era: la cosmología solía ser un área muy filosófica dentro de la física teórica, porque había muy pocos datos, así que era pura especulación, mientras que hoy en día hay un montón de datos y la cosmología se ha convertido en un campo bastante difícil, porque hay muchos modelos que dan cuenta de los datos de forma muy precisa; por el contrario, la física fundamental era muy sólida cuando yo era estudiante y la cosmología no lo era, porque la física de partículas tenía muchos datos y la cosmología no. Ahora es al revés: en física fundamental tenemos la teoría de cuerdas, donde hablan del paisaje de todas las posibles teorías de cuerdas, que alguna gente llama mundos posibles, otros el multiverso -hay diferentes versiones de estas ideas, por diferentes razones, lo que me recuerda por supuesto al “mejor de todos los mundos posibles” de Leibniz- así que, de alguna forma, los físicos teóricos hablan cada vez más como filósofos. Y los filósofos hoy en día están mayoritariamente en contra de la metafísica, especialmente si son filósofos analíticos. Pero, extrañamente, la metafísica está vivita y coleando en la física teórica. Además, a los físicos teóricos no les asusta hacer ontología, mientras que eso no se lleva en filosofía, donde lo que se lleva es la epistemología. La ontología pertenece a los presocráticos y ahora se la considera como algo que nunca sabremos, la naturaleza de la realidad. Pero los físicos lo intentan. Así que las especulaciones ontológicas están vivas en física teórica, aunque los filósofos las consideran ridículas. Es lo que está de moda si uno sigue la filosofía analítica, en la que no creo, como se puede deducir de mis comentarios.

Share and Enjoy:
  • Digg
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Bitacoras.com
  • Google Buzz
  • Meneame
  • Reddit
  • RSS

Leave a Reply

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>